Ir al contenido principal

Textos de Lagartezna Azul



Silencio a juro, mudez forzada. Los días son muy cortos y la cotidianidad pisa fuerte. Mi hija tiene muchas actividades y he descubierto que me gusta enseñar, explicar, discutir... Ha sido grato y exigente el tránsito a camisa azul.
~
Leo poco. Escribo menos. Sin embargo, llevo lentamente una historia que se me apareció en la FILUC... Uno es un número solitario, novela corta y de vértigo escrita por Bruce Elliot, de la que leí una excelente reseña de Freddy en este mismo espacio. Fluida y con un despliegue interesante de palabras, me entero de las andanzas de Camonille y las complicaciones que surgen con Vera y Jan. Avanza. Yo, no mucho.
~
Esta mañana caminé a paso rápido. Mi cuerpo se prepara para correr, va exigiendo el retorno a lo que quedara interrumpido hace poco más de un año. Aunque el parque está deteriorado, aunque el sol de Maracay es hostil desde tempranísimo, música y disposición es todo lo que hace falta... Descubrí que la voz afeminada y un poco quejumbrosa de Brian Molko es compañía perfecta. La música sostenida de Placebo, los acordes insistentes y esas letras confusas que claman por la atención a un mundo que se desmorona, prefiguran mi deseo.
~
Al igual que Yordano, yo también tuve que comprar medicinas antineoplásicas en Colombia. Afortunadamente, hay un venezolano en cada rincón del mundo dispuesto a dar más que una mano ante estas difíciles necesidades... Hoy compartí con un grupo de mujeres que han batallado contra el cáncer con muy pocos recursos, sólo puedo decir que hay dolores insondables.
~
De la abyección también se pueden hacer propuestas estéticas. American Horror Story: Asylum, anclada en la impecable actuación de Jessica Lange, nos recluye en un asilo psiquiátrico donde se dan cita las perversiones de los encargados y las enfermedades de los pacientes. Aderezada con múltiples perturbaciones, en ella conviven desórdenes diversos que, a pesar de ser muchos, no son excesivos. Asesinatos en serie, experimentos humanos al mejor estilo nazi, abuso de la iglesia, ambición del periodista, pasando por elementos racistas y homosexuales, en el psiquiátrico se concentra la miseria humana. En todo momento pensé en Foucault y sus marginales, el borde de la sociedad, aquellos a los cuales se debe "vigilar y castigar", los no escuchados, el eslabón débil. La recomiendo, aunque haya que tener estómago duro.
~
Espero poder regresar pronto. Escribir es como respirar.
~
Ah, antes de irme. Fui a comprarle un brillo de labios a mi hija. No hay, de ningún tipo. Algo tan banal, me deprime. No es una medicina, ni comida, pero... Tampoco es mi país, el de las oportunidades.
~
Algo más, despedida larga... Compré Andamios, de Néstor Mendoza. Se arma y eleva, como su nombre. Sostiene. Comparto...

"Ha comenzado la rutina.
Sigue un orden lógico: se levanta, tiende la cama,
enciende la hornilla del café,
calienta el agua para engañar al frío.
Ya su ropa está planchada y lista para entrar en la
horma.
Pero si invirtiera ese orden,
si levantara el café y una compañera imprevista
calentara la soledad,
y la cama, en eterno desorden de sudores,
se quedara sin tender para siempre?"

Hermoso...



Comentarios

Entradas populares de este blog

Víctor Manuel Pinto: Sonido y cotidianidad

I
Regreso al mes de junio de 2006, como si observara la escena a través de una hoja de vidrio: estamos sentados en las áreas verdes del centro comercial Río Sil, en Naguanagua, junto con otros amigos, y compartimos el incipiente interés por la poesía. Bebemos y ninguno sobrepasa los 22 años. Recién salido de imprenta, esa tarde, Víctor Manuel nos muestra un ejemplar deMecánica: el libro va de mano en mano, curiosas manos, y cada quien detalla la edición, soba con agrado el papel vegetal de la cubierta. Es su segundo libro, que aparece apenas un año después deAldabadas. A los 22 años pesa más la fascinación y el deslave metafórico. Es fácil dejarse llevar por las influencias; edad de mucha escritura inexperta, ensayada detrás de las hojas sueltas y del material fotocopiado. Edad de lecturas apresuradas. De un poeta de 22 años, frecuentemente, solo puede esperarse tentativas, sondeos, breves aproximaciones, pero a Víctor Manuel, en ese 2006, se le notan pliegues maduros en su grafía. Plie…

Andamios: Una visión de vida de Néstor Mendoza, por Chela Palacios

Todas las palabras de Manuel António Pina

a Geraudí y Audilia; a las familias Da Silva y Sandoval, a los gentiles amigos de São Brás.
Su muerte prematura en un hospital de Oporto coincidió con la publicación de Todas as palavras (2012), tomo definitivo de su poesía reunida. Presumo que los avisos de una grave enfermedad apresuraron su aparición, como balance final y testamento. Diez títulos se distribuyen en este libro, que arranca con un volumen de título extenso, publicado en 1974: Ainda não é o fim nem o princípio do Mundo, calma é apenas um pouco tarde (Todavía no es el fin ni el principio del mundo, calma es apenas un poco tarde).
Los mecanismos editoriales para acceder a una traducción son caprichosos, lentos en su mayoría. Casi siempre lo más nuevo llega tarde (o nunca llega), y para leer lo antiguo debemos echar mano de lo que haya disponible y conformarnos con eso. Por la cercanía, sospecho que este libro aún no circula en castellano. La edición portuguesa está a cargo de Assírio & Alvim, el mismo sello editorial qu…