Ir al contenido principal

Todo está hecho de contrastes



Néstor Mendoza



Mariano mira un árbol con ojo metódico y con criterio argumentativo, puede “tomarlo como ejemplo en un ensayo sobre la horizontalidad”. Es un comentario sobrio y retirado. Indiscutiblemente, quien escribe desde la extrañeza toma distancia del objeto, juzga con otro tipo de exactitud. En este análisis tienen cabida, en un mismo podio, lo pequeño y lo elevado, lo que se mueve a ras de asfalto y lo que apenas se esboza o se intuye en el paisaje. En este caso, ha seccionado un árbol pero puede ser cualquier cosa: la teoría romántica de la inspiración, una mujer que lee, una planta que se seca en la terraza.
Mariano Peyrou es un poeta español de origen argentino (Buenos Aires, 1971). Como sucede con casi toda la poesía española actual, se divulga mal y pobremente entre nosotros. Hay un hueco enorme y, aunque parezca exagerado, lo más próximo es la Generación del 27. El conocimiento es limitado; dependemos casi exclusivamente de publicaciones halladas en remates y ferias ocasionales y de las bondades parciales de internet. Al leer algunos poemas de Mariano pienso en otros de sus contemporáneos: Jaime Gil de Biedma (el mayor de todos, ya fallecido), Jordi Virallonga y Lorenzo Oliván. Quizá por esa manera de acercarse a lo cotidiano, a la descripción aparentemente “leve”. Todo parece transcurrir con poco esfuerzo, es decir, lo que el poeta ha elegido como material expresivo tiene movilidad articulada. 
Uno de los últimos libros tiene nombre utilitario: Estudio de lo visible (2007). Ya hemos visto esta práctica en José Saramago (Ensayo sobre la ceguera y Ensayo sobre la lucidez); en Borges (Historia universal de la infamia); y entre nuestros poetas, en Juan Calzadilla (Principios de urbanidad) y Arturo Gutiérrez Plaza (Principios de contabilidad). Lo estrictamente lírico es asumido con la distancia justa. El yo poético también se vale de la parodia sutil, de la estampa de ficción. 
“Todo está hecho de contrastes”, y es precisamente allí, en ese verso, donde el poema intenta ser la mirada que reinterpreta lo observado. Se ha dicho que el lenguaje poético reelabora la realidad domesticada y repetida. Al contrastar, cotejamos los objetos y le damos una nueva disposición: el árbol que siempre vemos al cruzar la avenida adquiere renovada presencia. Y así sucede con otros elementos y circunstancias: si el poeta mira con desgano y rutina, es poco lo que podrá extraer. No verá las arrugas, se quedará en la capa más superficial. Hay, por último, un gran atributo en Mariano: la valoración crítica (Todos fingimos, pero nos distinguimos/por el resultado de nuestras mentiras”). Ya lo había mencionado T. S. Eliot: el sentido histórico (perceptivo) que debe tener el poeta, el conocimiento de los dispositivos internos del poema y sus diversas representaciones. 
Texto publicado en La Iguana de Tinta, N.o 14.
 Publicación de la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo.
Octubre de 2014.  


Comentarios

Entradas populares de este blog

Víctor Manuel Pinto: Sonido y cotidianidad

I
Regreso al mes de junio de 2006, como si observara la escena a través de una hoja de vidrio: estamos sentados en las áreas verdes del centro comercial Río Sil, en Naguanagua, junto con otros amigos, y compartimos el incipiente interés por la poesía. Bebemos y ninguno sobrepasa los 22 años. Recién salido de imprenta, esa tarde, Víctor Manuel nos muestra un ejemplar deMecánica: el libro va de mano en mano, curiosas manos, y cada quien detalla la edición, soba con agrado el papel vegetal de la cubierta. Es su segundo libro, que aparece apenas un año después deAldabadas. A los 22 años pesa más la fascinación y el deslave metafórico. Es fácil dejarse llevar por las influencias; edad de mucha escritura inexperta, ensayada detrás de las hojas sueltas y del material fotocopiado. Edad de lecturas apresuradas. De un poeta de 22 años, frecuentemente, solo puede esperarse tentativas, sondeos, breves aproximaciones, pero a Víctor Manuel, en ese 2006, se le notan pliegues maduros en su grafía. Plie…

Andamios: Una visión de vida de Néstor Mendoza, por Chela Palacios

Todas las palabras de Manuel António Pina

a Geraudí y Audilia; a las familias Da Silva y Sandoval, a los gentiles amigos de São Brás.
Su muerte prematura en un hospital de Oporto coincidió con la publicación de Todas as palavras (2012), tomo definitivo de su poesía reunida. Presumo que los avisos de una grave enfermedad apresuraron su aparición, como balance final y testamento. Diez títulos se distribuyen en este libro, que arranca con un volumen de título extenso, publicado en 1974: Ainda não é o fim nem o princípio do Mundo, calma é apenas um pouco tarde (Todavía no es el fin ni el principio del mundo, calma es apenas un poco tarde).
Los mecanismos editoriales para acceder a una traducción son caprichosos, lentos en su mayoría. Casi siempre lo más nuevo llega tarde (o nunca llega), y para leer lo antiguo debemos echar mano de lo que haya disponible y conformarnos con eso. Por la cercanía, sospecho que este libro aún no circula en castellano. La edición portuguesa está a cargo de Assírio & Alvim, el mismo sello editorial qu…