Ir al contenido principal

LOS GRANDES TEMAS IV



Leda, Ganímedes y el erotismo animal




 Néstor Mendoza

I

La princesa Leda renace en numerosas pinturas y esculturas. Y junto a ella, en erótico plano, está Zeus transformado en cisne: encima está el ave, su cuerpo de plumas adherido al cuerpo de carne, con las alas abiertas, plenas y seguras, mientras el pico deseoso busca la boca de la noble amante. Es la escena zoofílica más conocida y la más versionada por notables artísticas, desde Leonardo Da Vinci, Rembrandt, Salvador Dalí hasta Fernando Botero.
El poeta Alejandro Oliveros ha estudiado a fondo este mito de gran “erotismo y plasticidad”: hace una culta pesquisa, específicamente del periodo renacentista, y logra ubicar atractivos y variados ejemplos. Se trata del ensayo “Leda en las colinas de Vinci”. Oliveros subraya la figura de Leda y el cisne en fragmentos de Homero, Boccaccio y Eurípides: traza un arco sucesivo de citas en el arte, que incluye a Rafael, Durero, Bandinelli  y Correggio.
Rubén Darío, con su especial predilección por los cisnes, retrata esta imagen pictórica en el poema “Leda”: “Tal es, cuando esponja las plumas de seda/Olímpico pájaro herido de amor, /Y viola en las ninfas sonoras a Leda, /Buscando su pico los labios en flor”. El cisne fetiche, símbolo modernista, bajado del pedestal por el propio Rubén. Notables poetas (entre ellos Rilke, Yeats y H.D.), también elaboraron genuinas versiones del cisne pedestre y lascivo. Leda y el cisne son un binomio simbólico que se adapta muy bien a los asuntos artísticos. No podría ser de otra manera: la potencia erótica y el cosquilleo pervertido atraen la atención de poetas y creadores.
II
En otra narración mítica, Zeus se transforma en águila: se viste de plumas para seducir al impúber Ganímedes, hijo del rey troyano Tros. Miguel Ángel dibuja el momento: se observa una recia águila oscura y, delante, en postura que sugiere un acto sodomita, el joven Ganímedes, hermoso y desnudo, en leve forcejeo aéreo. Tres prácticas sexuales se conjugan en un mismo escenario: la zoofilia, la sodomía, y en relativa presencia, la pedofilia, considerando la temprana mocedad del príncipe.
Destaca igualmente el relato mitológico de Pasífae y su deseo inoculado y zoofílico hacia el toro blanco. El artesano Dédalo confecciona un traje bovino de madera y cuero para que Pasífae sea embestida, penetrada desde atrás, por la potencia feroz del toro. El escritor británico Robert Graves describe el pasaje concreto: El toro blanco no tardó en acercarse y montar a la vaca, de modo que Pasífae vio satisfecho su deseo y a su tiempo dio a luz al Minotauro, monstruo con cabeza de toro y cuerpo humano”. Zeus es uno de los grandes libertinos de la antigüedad, y en no pocas ocasiones, como en este caso, ha fungido como fatal celestina.
III
Ya en los predios de la literatura venezolana, resalta especialmente el poema “Presente” de Ramón Palomares, el cual ha sido incluido en numerosas antologías del autor, y en compilaciones de poesía amorosa latinoamericana y venezolana. Es uno de los poemas más conocidos y reseñados del poeta trujillano. “Presente” tiene varias y ricas lecturas; una de ellas es el marcado erotismo; y otra, quizá más evidente y hasta elemental, es la lectura zoofílica.
Tres presencias visibles se hallan en este texto: el amante (quien interviene como yo poético), la serpiente y la mujer deseada. En este caso, la serpiente es una especie de juguete sexual, y así es concebida por la voz poética: “Díjome que le trajera una serpiente/la quiere ondulante para jugar (…)/Para ponerla en sus tetas la quiere/Y que ella sueñe enrollada/como los picos de aquéllas”. Es una víbora versátil: collar precioso y soga suicida (“para que enrolle su garganta… y su bello color entrega a mis ojos”); y un miembro masculino (“pájaro extraño”). Notamos la aparición de una mujer que se estimula con la sierpe y cede ante sus maniobras ondulantes y penetrantes. Serpiente masculina y viril en el acto zoofílico. Múltiples y atractivas lecturas: sugestivas, en definitiva.
Leda, Ganímedes y la amante del poema de Palomares son los sujetos subyugados por el impulso animal del cisne, el águila y la serpiente. La zoofilia literaria en su máxima plenitud: con ellos, la parafilia ha alcanzado rango artístico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Víctor Manuel Pinto: Sonido y cotidianidad

I
Regreso al mes de junio de 2006, como si observara la escena a través de una hoja de vidrio: estamos sentados en las áreas verdes del centro comercial Río Sil, en Naguanagua, junto con otros amigos, y compartimos el incipiente interés por la poesía. Bebemos y ninguno sobrepasa los 22 años. Recién salido de imprenta, esa tarde, Víctor Manuel nos muestra un ejemplar deMecánica: el libro va de mano en mano, curiosas manos, y cada quien detalla la edición, soba con agrado el papel vegetal de la cubierta. Es su segundo libro, que aparece apenas un año después deAldabadas. A los 22 años pesa más la fascinación y el deslave metafórico. Es fácil dejarse llevar por las influencias; edad de mucha escritura inexperta, ensayada detrás de las hojas sueltas y del material fotocopiado. Edad de lecturas apresuradas. De un poeta de 22 años, frecuentemente, solo puede esperarse tentativas, sondeos, breves aproximaciones, pero a Víctor Manuel, en ese 2006, se le notan pliegues maduros en su grafía. Plie…

Andamios: Una visión de vida de Néstor Mendoza, por Chela Palacios

Todas las palabras de Manuel António Pina

a Geraudí y Audilia; a las familias Da Silva y Sandoval, a los gentiles amigos de São Brás.
Su muerte prematura en un hospital de Oporto coincidió con la publicación de Todas as palavras (2012), tomo definitivo de su poesía reunida. Presumo que los avisos de una grave enfermedad apresuraron su aparición, como balance final y testamento. Diez títulos se distribuyen en este libro, que arranca con un volumen de título extenso, publicado en 1974: Ainda não é o fim nem o princípio do Mundo, calma é apenas um pouco tarde (Todavía no es el fin ni el principio del mundo, calma es apenas un poco tarde).
Los mecanismos editoriales para acceder a una traducción son caprichosos, lentos en su mayoría. Casi siempre lo más nuevo llega tarde (o nunca llega), y para leer lo antiguo debemos echar mano de lo que haya disponible y conformarnos con eso. Por la cercanía, sospecho que este libro aún no circula en castellano. La edición portuguesa está a cargo de Assírio & Alvim, el mismo sello editorial qu…