Ir al contenido principal

Ana Enriqueta Terán: doblemente clásica







Néstor Mendoza

Ana Enriqueta Terán, en sus años de lozanía juvenil y piel adolescente, sorprendía por su belleza. Hay una conocida fotografía, en la cual la incipiente poeta oprime con simpático erotismo el tallo de una rosa blanca. Y no puedo evitar sentir el llamado de la mirada que exhibe, como si mordiera la primera manzana, provocando, nuevamente, a los herederos de Adán.  
A finales de la década del 4o, ejerció labores diplomáticas, específicamente como agregada cultural en Buenos Aires. Fue presidenta del Ateneo de Valencia y en el año 1989 la Universidad de Carabobo le otorgó el doctorado honoris causa. A la par de su trabajo poético, Enriqueta ha ejercitado sus inquietudes creativas en el dibujo, el cual ha estado presente, con acierto, en las últimas publicaciones de la autora. Su labor literaria fue  reconocida con el Premio Nacional de Literatura.
Ana Enriqueta (Valera, 1918) es un clásico de milagrosa longevidad. Poeta mayor (en edad y en estética) y decana de la poesía venezolana del siglo XX.  Ella ha sido fiel a una poética vinculada a la mejor herencia de la poesía castellana. De allí su tono ceremonial y reverencial, que va unido al trabajo metódico del verso y al uso de estructuras métricas tradicionales: “Entonces, revelación o codicia, estuvo entre vosotros/levemente inclinada bajo el peso de sus collares oscuros”. De allí, también, que haya escogido el soneto como forma predilecta, incluyendo las décimas, liras, odas y el verso libre con fuerte presencia metafórica. Sólida voz, tejida con finas y severas telas.
El idioma de nuestra poeta “puede ser fruta, o flor, o fondo de trapiche hirviente de melaza”. Esto prueba su maduración y florecer constantes, su dulce paladar que no empalaga porque aún hierve, quema en el verso cual rayadura perfecta en lámina de oro. Ana Enriqueta es doblemente clásica: por su obra y, principalmente, por su vitalismo.
Ana Enriqueta Terán, aunque es andina de nacimiento, reside en Valencia desde hace muchos años: ha asimilado sus árboles y avenidas; ha hecho de la toponimia valenciana su morada permanente. A propósito de la conmemoración de un nuevo aniversario de la ciudad de Valencia este 25 de marzo, Ana Enriqueta intercambia saberes y sabores: “Estoy en Valencia. En Valencia conozco y amo el que habrá de señalar el camino único en lo profundo emocional. En Valencia nace mi hija Rosa Francisca, criatura de arrobo y poesía”.

CENA

Se trae pan, sal, otras cosas gratas a vuestra lejanía.
Se extienden manteles blancos hacia el lado de los jóvenes.
Antes limpiaron la mesa, muy limpia, muy limpia.
Se ponen cubiertos que alguna vez fueron de plata.
Alguien se acerca con pobreza, dignidad. Con mucha juventud.
Se piensa en su timidez: estrecho modo de dar cuentas en el recuerdo.
Se piensa en los trajes que limitaron un bello porte sin arrogancia,
en los gestos de quien anduvo entre montañas oprimido por la lealtad,
que anduvo entre islas aclamado por aves de sobrevuelo dorado.
Se usan servilletas con las iniciales del océano en este verano
que soporta el año y la foto donde yace terrible y solo
y dispuesto para el despliegue del caballo
                                                          en el resplandor de los MITOS. 



Publicado en Letra Inversa. Diario Notitarde. Valencia, 23 de marzo de 2014.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Víctor Manuel Pinto: Sonido y cotidianidad

I
Regreso al mes de junio de 2006, como si observara la escena a través de una hoja de vidrio: estamos sentados en las áreas verdes del centro comercial Río Sil, en Naguanagua, junto con otros amigos, y compartimos el incipiente interés por la poesía. Bebemos y ninguno sobrepasa los 22 años. Recién salido de imprenta, esa tarde, Víctor Manuel nos muestra un ejemplar deMecánica: el libro va de mano en mano, curiosas manos, y cada quien detalla la edición, soba con agrado el papel vegetal de la cubierta. Es su segundo libro, que aparece apenas un año después deAldabadas. A los 22 años pesa más la fascinación y el deslave metafórico. Es fácil dejarse llevar por las influencias; edad de mucha escritura inexperta, ensayada detrás de las hojas sueltas y del material fotocopiado. Edad de lecturas apresuradas. De un poeta de 22 años, frecuentemente, solo puede esperarse tentativas, sondeos, breves aproximaciones, pero a Víctor Manuel, en ese 2006, se le notan pliegues maduros en su grafía. Plie…

Andamios: Una visión de vida de Néstor Mendoza, por Chela Palacios

Todas las palabras de Manuel António Pina

a Geraudí y Audilia; a las familias Da Silva y Sandoval, a los gentiles amigos de São Brás.
Su muerte prematura en un hospital de Oporto coincidió con la publicación de Todas as palavras (2012), tomo definitivo de su poesía reunida. Presumo que los avisos de una grave enfermedad apresuraron su aparición, como balance final y testamento. Diez títulos se distribuyen en este libro, que arranca con un volumen de título extenso, publicado en 1974: Ainda não é o fim nem o princípio do Mundo, calma é apenas um pouco tarde (Todavía no es el fin ni el principio del mundo, calma es apenas un poco tarde).
Los mecanismos editoriales para acceder a una traducción son caprichosos, lentos en su mayoría. Casi siempre lo más nuevo llega tarde (o nunca llega), y para leer lo antiguo debemos echar mano de lo que haya disponible y conformarnos con eso. Por la cercanía, sospecho que este libro aún no circula en castellano. La edición portuguesa está a cargo de Assírio & Alvim, el mismo sello editorial qu…