Ir al contenido principal

LOS GRANDES TEMAS (II)

La herencia de Onán



Foto: Irving Penn


Néstor Mendoza

Mas todo se me mancha de alhelíes
por la movida nieve de una mano
Rafael Alberti
 

I

La expulsión solitaria se recrea en la expresión poética. Existe un lazo muy estrecho que sobrepasa la simple afinidad sonora expulsión/expresión. Es, en palabras más concretas, una expulsión poética: el fluir encubierto que heredamos de Onán. La mano que juguetea en la intimidad, que sujeta y aprieta el tramo viril del hombre; o la mano que indaga entre los pliegues lúbricos de la mujer. Un poema sazonado de erotismo masturbatorio no toca los extremos de la pacatería o el exhibicionismo injustificado: se balancea, va y viene de un punto a otro, sin caerse. 
La masturbación es tan antigua como el acto de supervivencia: el hombre primitivo escapaba de las grandes bestias y no escatimaba en fricciones para expulsar esa cuota de placer escondido. Aún se conservan vasijas y estatuillas de la cultura mochica que representan, en nuestros días, un antecedente del onanismo en el arte prehispánico.
En la poesía venezolana, este ejercicio inicia con Elías David Curiel. El poeta falconiano emplea el verso elegante y el resultado es un ardoroso poema onanista, titulado “Sensación”: “Oprimes mi diestra y una/ taxión sexual me acaricia/ y me inmerge en la delicia/ como en un baño de luna”.
El “baño de luna”, la abundancia de la esperma (de ahí su analogía con la blancura de la luna), es el epíteto elegido por Curiel. No es cualquier masturbación: es la mano diligente de la amante que da el orgasmo esperado: “Fue la presión de tu diestra/de cordial saludo muestra/ tu acento amistoso y llano.//Mas sentí erótica furia/y eyaculé mi lujuria/en la seda de tu mano”.
II
Algunos versos de Enriqueta Arvelo Larriva contradicen cierta crítica liviana e infeliz, que ha pretendido demostrar un apócrifo arquetipo de “solterona” insatisfecha. Si repasamos algunos calificativos que emplea Enriqueta, notaremos la presencia de elementos voluptuosos: “antena temeraria”, un posible epíteto asociado al órgano enhiesto; o aquellos “pájaros briosos y relucientes” que “picaron en las moras zumosas” (a propósito de “moras”, rememoro una expresión coloquial de mis parientes femeninas, quienes llamaban “fruta” a la vulva. La comparación no es accidental).
Enriqueta, quien conoce de plenitudes clandestinas, ha demostrado sutilmente este talante sexual: "Quiero saber si tu pulso de fiebre/imaginó el candente lejos de mi sangre/o si fui la mancha casta de tu medianoche". En este fragmento podemos hallar a dos amantes que se desean desde lejos. Cada uno, en su rincón íntimo, anhela al otro y recurre a la masturbación: el “pulso de fiebre” que finaliza en “la casta mancha de la medianoche” en el hombre; y el “candente lejos” de la sangre femenina.
La enérgica metáfora onanista de los poetas antes citados se complementa. En Curiel, la expulsión poética es más explícita, con altos matices de erotismo; la sucesión de imágenes dibuja una escena muy estimulante. En Enriqueta, se sugiere una masturbación a larga distancia y propicia dos posibles escenarios: 1) los amantes que intercambian mensajes vía telefónica mientras se estimulan; y 2) la amante que invoca la presencia masculina mediante el trato metafórico del placer ermitaño.
El auto-ejercicio ha sido reseñado en muchos poemas y pasajes literarios. Es la plenitud seminal descrita por Juan José Arreola, plenitud que se derrama fisiológicamente; calistenia que anticipa la sexualidad adolescente y se prolonga en la pulsión del verso. 


LOS GRANDES TEMAS (II). La herencia de Onán
Publicado recientemente en la Revista Montero. (26-02-2014)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Víctor Manuel Pinto: Sonido y cotidianidad

I
Regreso al mes de junio de 2006, como si observara la escena a través de una hoja de vidrio: estamos sentados en las áreas verdes del centro comercial Río Sil, en Naguanagua, junto con otros amigos, y compartimos el incipiente interés por la poesía. Bebemos y ninguno sobrepasa los 22 años. Recién salido de imprenta, esa tarde, Víctor Manuel nos muestra un ejemplar deMecánica: el libro va de mano en mano, curiosas manos, y cada quien detalla la edición, soba con agrado el papel vegetal de la cubierta. Es su segundo libro, que aparece apenas un año después deAldabadas. A los 22 años pesa más la fascinación y el deslave metafórico. Es fácil dejarse llevar por las influencias; edad de mucha escritura inexperta, ensayada detrás de las hojas sueltas y del material fotocopiado. Edad de lecturas apresuradas. De un poeta de 22 años, frecuentemente, solo puede esperarse tentativas, sondeos, breves aproximaciones, pero a Víctor Manuel, en ese 2006, se le notan pliegues maduros en su grafía. Plie…

Andamios: Una visión de vida de Néstor Mendoza, por Chela Palacios

Todas las palabras de Manuel António Pina

a Geraudí y Audilia; a las familias Da Silva y Sandoval, a los gentiles amigos de São Brás.
Su muerte prematura en un hospital de Oporto coincidió con la publicación de Todas as palavras (2012), tomo definitivo de su poesía reunida. Presumo que los avisos de una grave enfermedad apresuraron su aparición, como balance final y testamento. Diez títulos se distribuyen en este libro, que arranca con un volumen de título extenso, publicado en 1974: Ainda não é o fim nem o princípio do Mundo, calma é apenas um pouco tarde (Todavía no es el fin ni el principio del mundo, calma es apenas un poco tarde).
Los mecanismos editoriales para acceder a una traducción son caprichosos, lentos en su mayoría. Casi siempre lo más nuevo llega tarde (o nunca llega), y para leer lo antiguo debemos echar mano de lo que haya disponible y conformarnos con eso. Por la cercanía, sospecho que este libro aún no circula en castellano. La edición portuguesa está a cargo de Assírio & Alvim, el mismo sello editorial qu…