Ir al contenido principal

“En momentos de crisis tenemos que volver a nuestros grandes escritores”, por Daniela Chirinos Arrieta






La literatura hecha desde la verdad tiene la virtud de estar siempre vigente. En cambio, los escritores infames o que se adhieren a dictaduras se olvidan de su responsabilidad al lado de los humildes, de los silenciados. José Rafael Pocaterra es uno de esos autores que se pueden asociar a este selecto grupo, pues además de ser el padre del cuento venezolano, para dicha nuestra nació en Carabobo.
Él trazó un camino en el relato corto y vivió de cerca el peso de la persecución política. Estuvo enmarcado en una sociedad autoritaria, la cual supo sortear con su fortaleza intelectual, y esto se puede percibir en su obra Cuentos grotescos, que dibuja la realidad venezolana de la primera del siglo XX.
Pero sobre todo, Rómulo Gallegos, “nuestro padre literario”, aunque no es carabobeño, es el escritor más civil que hemos tenido, el presidente más democrático, a quien le tocó vivir momentos de turbulencia muy difíciles, y sin embargo, tuvo la inteligencia y la fortaleza moral suficiente para sobreponerse a lo desleal, a la trampa del golpe militar, a la mentira. Por eso, en estos momentos de incertidumbre, Gallegos está más vivo que nunca, y es el pilar moral de los venezolanos.
La reflexión anterior pertenece al joven poeta aragüeño, ganador del IV Premio Nacional Universitario de Literatura por su libro Andamios (editorial Equinoccio, 2012), Néstor Mendoza, para quien “en momentos de crisis hay que volver a nuestras grandes figuras, a nuestros grandes escritores”. Por eso, está releyendo la obra completa de este insigne autor, así como su biografía, escrita por Simón Alberto Consalvi, porque para él “Gallegos es el venezolano civilista por excelencia, nuestro primer gran novelista”.

“Los buenos poetas nunca estarán del lado de los poderosos”

Adicionalmente, Néstor considera que la poesía es un oficio que tiene “características medievales”, porque va a contracorriente del ritmo vertiginoso de la sociedad; se hace eco de lo que ocurre alrededor y exige del escritor un trabajo muy paciente de introspección, pues debe canalizar la dureza del momento sociopolítico, y esperar el instante oportuno para exteriorizarlo a través de su obra.
Además, sostiene que el poeta debe actuar sin militancias ni partidismo, y trata de traducir esa realidad enmarañada de su sociedad. Eso sí, subraya que “los buenos poetas nunca van a representar el bando de los poderosos, siempre estarán del lado de la sencillez, la humildad, y la ciudadanía, pero sobre todo su responsabilidad está con la verdad”.
Sobre Venezuela, dice que en momentos como ahora, “los escritores deben recordar que tienen la gran herramienta del lenguaje, que puede destruir o edificar”.
- La palabra poética es equilibrio y humanidad. Siempre tendrá a su favor el gran poder del lenguaje para rescatar nuestros costados más humanos y sensibles para hacer frente a las adversidades, es como una suerte de fortaleza espiritual, complementa.

Una década de labor poética

En la cotidianidad no es común encontrar jóvenes identificados con la poesía. Néstor cuenta que su cercanía a ésta comenzó cuando ingresó a la Facultad de Educación de la Universidad de Carabobo (de la que egresó en 2007 como licenciado en Educación, mención Lengua y Literatura), que se sumó a la base que traía del bachillerato, y lo aprendido en el Taller Literario “Hojas sueltas” de Mariara. “Con esos tres escenarios pude tejer un mapa rudimentario de la poesía venezolana”, dice.
Diez años han pasado desde que se inició en la escritura. Hoy percibe a la poesía como “un instinto cultivado”, afirma citando a Juan Ramón Jiménez. Esto quiere decir que “la poesía no es del todo innata, pues parte del lenguaje, y éste a su vez, es un músculo que hay que trabajar a través de la lectura y escritura. La poesía es una labor de muchos aciertos y desaciertos, de borrar y reescribir, de desechar y sumar autores, de ser riguroso y crítico con el trabajo propio, pero sobre todo de mucha paciencia”.

Construyendo “Andamios”

Nació en Maracay pero se crio en Mariara. Lo vivido en esta región carabobeña fue el punto de partida para “erguir” su primer libro Andamios, el cual está constituido por 34 poemas, y está dividido en dos partes, en las que recorre varias etapas de su vida, y reflexiona sobre el ser.
Así, la primera parte rescata la infancia y la vida familiar de Néstor en Mariara, por eso describe –por ejemplo- un puente de hierro, que a los ojos de cualquiera podría no tener mayor significación, pero él quiso darle una existencia más allá de lo físico, darle una historia.
También hay poemas que indagan sobre la figura de la muerte, en cuanto a “la trascendencia, más allá de lo físico, sin rayar en lo metafísico, más bien procuro recrear la parte vivencial de este hecho natural, respecto a la descomposición de la carne y el aferrarse tanto a lo físico”.
La segunda parte la constituyen temas relacionados con el paisaje externo. “Es una relectura de lo que me rodea”, dice. De hecho, el poema El mito de la abuela, cierra el libro y está dedicado a su abuela paterna, Carmen: “Mi abuela dice:/ el pan de Cristo nunca se acaba./Sin embargo, solamente le creo/cuando mi sueño se espanta,/y repito vueltas en la cama/sin descanso./(A veces, olvida esconderse/para desenredar su pelo:/observo la extensión de sus años,/detallo el río de cabellos que huye de su cabeza)./Mi abuela dice:/ Cristo no multiplicó peces/sino que redujo el hambre de los incrédulos./Me aferro a esta creencia”.
Sí, este libro es “autobiográfico, es una especie de crónica íntima personal que parte de un ‘Yo’ muy íntimo y trata de rescatar el pasado esa historia personal, pues en él está reflejada mi ciudad, mi casa, el entorno cotidiano de mis 28 años de vida, desde que tengo uso de razón hasta mi edad adulta”, confiesa.
El jurado calificador que premió a “Andamios” estuvo integrado por los reconocidos poetas contemporáneos Kira Morales, Gabriela Kizer y Luis Moreno Villamediana, reconocidos poetas contemporáneos.
- Un andamio es una estructura que sirve de plataforma al obrero mientras trabaja pero para usted qué representa esta estructura?
- En el libro hay un poema que se titula “Andamios”, y habla de esa estructura física concreta que todos conocemos pero también indaga sobre esa “elevación” que vive el obrero mientras trabaja, al tiempo que su vida se depende de esa estructura que parece frágil, representando una suerte de “equilibrio existencial”.
Y es que, para Néstor, de esto trata la vida, la cual “se sostiene por un andamio, y por un error mecánico o humano, el equilibrio que lo sostiene puede resultar frustrado”. A la par, explica que el “sentido de elevación” se refiere a la cercanía con Dios o el ser supremo, es un enlace entre lo terrenal y lo espiritual.

¿Quiénes son sus referentes?

- Siempre he valorado en los poetas el cuidado formal. Leo preferiblemente en lengua española, ya sean autores latinoamericanos o españoles, sobre todo de la literatura clásica del siglo de oro español como Francisco de Quevedo, Garcilaso de la Vega, Jorge Manrique, Luis de Góngora. De los autores contemporáneos leo a Ramón Palomares (Venezuela), José Watanabe (Perú), y Francisco José Cruz (España).

También reconoce como referentes a Eugenio Montejo, Vicente Gerbasi, Teófilo Tortolero, Reynaldo Pérez So, Alejandro Oliveros, “ellos trazaron un camino que seguimos los que hoy escribimos”. De los autores contemporáneos menciona a los valencianos Víctor Manuel Pinto y Vielsi Arias, Natasha Tiniacos (Zulia), y Adalber Salas (Caracas).

- ¿En qué proyectos está trabajando ahora?

Tengo varios poemas inéditos en los que estoy trabajando, así como ensayos de escrituras formales como el soneto y la sextina. También trabajo en un libro que aún no tiene título, pero ya llevo veinte poemas escritos. En él seguiré indagando en temas que ya había abordado en Andamios pero trato de extremarlos. De hecho, hay un poema que se titula “Pasajeros” y es una travesía física y emocional por la ciudad dentro de un transporte público.



Entrevista publicada en el diario Notitarde, Valencia, 08/02/2014. Pág. 10.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Víctor Manuel Pinto: Sonido y cotidianidad

I
Regreso al mes de junio de 2006, como si observara la escena a través de una hoja de vidrio: estamos sentados en las áreas verdes del centro comercial Río Sil, en Naguanagua, junto con otros amigos, y compartimos el incipiente interés por la poesía. Bebemos y ninguno sobrepasa los 22 años. Recién salido de imprenta, esa tarde, Víctor Manuel nos muestra un ejemplar deMecánica: el libro va de mano en mano, curiosas manos, y cada quien detalla la edición, soba con agrado el papel vegetal de la cubierta. Es su segundo libro, que aparece apenas un año después deAldabadas. A los 22 años pesa más la fascinación y el deslave metafórico. Es fácil dejarse llevar por las influencias; edad de mucha escritura inexperta, ensayada detrás de las hojas sueltas y del material fotocopiado. Edad de lecturas apresuradas. De un poeta de 22 años, frecuentemente, solo puede esperarse tentativas, sondeos, breves aproximaciones, pero a Víctor Manuel, en ese 2006, se le notan pliegues maduros en su grafía. Plie…

Andamios: Una visión de vida de Néstor Mendoza, por Chela Palacios

Todas las palabras de Manuel António Pina

a Geraudí y Audilia; a las familias Da Silva y Sandoval, a los gentiles amigos de São Brás.
Su muerte prematura en un hospital de Oporto coincidió con la publicación de Todas as palavras (2012), tomo definitivo de su poesía reunida. Presumo que los avisos de una grave enfermedad apresuraron su aparición, como balance final y testamento. Diez títulos se distribuyen en este libro, que arranca con un volumen de título extenso, publicado en 1974: Ainda não é o fim nem o princípio do Mundo, calma é apenas um pouco tarde (Todavía no es el fin ni el principio del mundo, calma es apenas un poco tarde).
Los mecanismos editoriales para acceder a una traducción son caprichosos, lentos en su mayoría. Casi siempre lo más nuevo llega tarde (o nunca llega), y para leer lo antiguo debemos echar mano de lo que haya disponible y conformarnos con eso. Por la cercanía, sospecho que este libro aún no circula en castellano. La edición portuguesa está a cargo de Assírio & Alvim, el mismo sello editorial qu…