Ir al contenido principal

Rafael José Muñoz (Guanape, Venezuela, 1928-1981)


Pastoral


Ahora esta chicharra canta hacia dentro,
ahora busca el monte más oscuro, quiere llorar;
ahora esta chicharra se para en mis ojos
y está siempre aquí suspirando y levantando trencitas;
ahora esta chicharra quiere decirme algo
de lo que ve sobre el lomo del caballo.

Qué animal tan oriundo, como se ata a mi cuello,
cómo camina por mis codos, levantando cintas negras,
y duele real efectivamente,
y se sacia de luto mi corazón y me come las lágrimas.
Ella surge del paisaje como una uña,
ella que dice ser una monjita que se murió.

Aún no tiene centro, porque desciende de la hojarasca,
pero aquí mismo anda, en la constelación de mis sombras,
suspensa en destino de eterno sillón.
Esta chicharra déjame paz de montaña,
se ve que proviene de la piedra situada al otro lado del sol.



Revista Poesía, número 6-7
Página 12
Universidad de Carabobo
Valencia, 1972

Comentarios

  1. http://www.elpuercoespin.com.ar/2011/12/22/los-malditos-rafael-jose-munoz-poeta-guerrillero-metafisico-mi-padre-por-boriz-munoz/
    Nestor, este es un articulo sobre la vida de Muñoz que escribe su hijo.Espero, lo disfrutes.Y gracias por esa publicación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ángel Eduardo Acevedo (Guárico, Venezuela, 1937)

Tres poemas de Rowena Hill (Cardiff, Gales, 1938)

Tres poemas de Reynaldo Pérez Só

Cruel hasta el fondo
hay
un río en mi memoria

de niño cantaba para desviar
el curso
de ese río
pero miraba hacia atrás
el río crecía y me inundaba

ahora ya viejo
junto a las piedras
el río me sacude
mis pies apenas lo soportan

***

Vaca
te toco los cuernos
tus ojos
no saben
mirar más acá del establo.

nada es más grande
cuando levantas
testaruda la trompa

las moscas en tus ancas

vaca
yo no soy más
grande yo no es

***

ella
me trae el café
a mí me gusta
un poco fuerte y negro

ella
se levanta y deja en un olvido
la taza sobre la mesa

nunca he querido hablarle
más de mí
pero en la taza
de reojo la vi
lenta y hermosa

ruego para esta mujer
tenerla fuera
de mi mezquina forma
de tratar la bondad del campo
con los ojos cerrados