Ir al contenido principal

Francisco José Cruz (Sevilla, 1962)

 
"...es imprescindible reparar –cosa que olvidamos con frecuencia, al menos en España– en que no hay una poesía hispanoamericana de un lado y española del otro, a manera de una balanza cuyo fiel se mantuviera en el centro porque sus platillos pesaran lo mismo. En realidad, cada país ha formado su propia tradición poética, acorde con las lecturas que las generaciones han ido haciendo unas de otras, tomando siempre de referencias inmediatas a poetas del mismo país, aunque a la larga, necesariamente, las influencias lleguen de lejos e incluso de otros idiomas. La figura que convendría a esta situación, después de quinientos años de compartir la misma lengua, podría ser una estrella de tantas puntas como países la hablan. Lógicamente, una de estas puntas, nada más que una, representaría a España. Sólo con una idea coherente de las relaciones internas entre movimientos y soledades de cada tradición lograremos que, al hablar de generaciones, las fronteras no sean geográficas, sino estéticas. Esto daría un estado de intercambio natural y continuo que no se da hoy, pues muchas veces desconocemos a los poetas que escriben junto al que estamos leyendo y a los que empezaron a escribir antes que él y entre los cuales el poeta construye su mundo. No estoy proponiendo un listado de enciclopedia, sino el esfuerzo concreto y suficiente para entendernos mejor".


Fragmento del ensayo Poesía española e hispanoamericana: una dicotomía falsa, leído en el XI Festival Internacional de Poesía de Bogotá, septiembre de 2003. Pueden leer el texto completo aquí. 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Víctor Manuel Pinto: Sonido y cotidianidad

I
Regreso al mes de junio de 2006, como si observara la escena a través de una hoja de vidrio: estamos sentados en las áreas verdes del centro comercial Río Sil, en Naguanagua, junto con otros amigos, y compartimos el incipiente interés por la poesía. Bebemos y ninguno sobrepasa los 22 años. Recién salido de imprenta, esa tarde, Víctor Manuel nos muestra un ejemplar deMecánica: el libro va de mano en mano, curiosas manos, y cada quien detalla la edición, soba con agrado el papel vegetal de la cubierta. Es su segundo libro, que aparece apenas un año después deAldabadas. A los 22 años pesa más la fascinación y el deslave metafórico. Es fácil dejarse llevar por las influencias; edad de mucha escritura inexperta, ensayada detrás de las hojas sueltas y del material fotocopiado. Edad de lecturas apresuradas. De un poeta de 22 años, frecuentemente, solo puede esperarse tentativas, sondeos, breves aproximaciones, pero a Víctor Manuel, en ese 2006, se le notan pliegues maduros en su grafía. Plie…

Andamios: Una visión de vida de Néstor Mendoza, por Chela Palacios

Todas las palabras de Manuel António Pina

a Geraudí y Audilia; a las familias Da Silva y Sandoval, a los gentiles amigos de São Brás.
Su muerte prematura en un hospital de Oporto coincidió con la publicación de Todas as palavras (2012), tomo definitivo de su poesía reunida. Presumo que los avisos de una grave enfermedad apresuraron su aparición, como balance final y testamento. Diez títulos se distribuyen en este libro, que arranca con un volumen de título extenso, publicado en 1974: Ainda não é o fim nem o princípio do Mundo, calma é apenas um pouco tarde (Todavía no es el fin ni el principio del mundo, calma es apenas un poco tarde).
Los mecanismos editoriales para acceder a una traducción son caprichosos, lentos en su mayoría. Casi siempre lo más nuevo llega tarde (o nunca llega), y para leer lo antiguo debemos echar mano de lo que haya disponible y conformarnos con eso. Por la cercanía, sospecho que este libro aún no circula en castellano. La edición portuguesa está a cargo de Assírio & Alvim, el mismo sello editorial qu…