Ir al contenido principal

Premio Nacional Universitario de Literatura para Néstor Mendoza, por Antonella Fischietto M.

 Con su obra Andamios, el licenciado Néstor Mendoza, educador egresado de la Universidad de Carabobo y actualmente trabajador de la Dirección de Medios y Publicaciones de esta casa de estudios, obtuvo el primer lugar en el rubro poesía del IV Premio Nacional Universitario de Literatura.

El concurso literario, que fue convocado por la Universidad Simón Bolívar y la Comisión Nacional de Direcciones de Cultura, se realizada cada dos años y está dirigido a los estudiantes de pregrado de las universidades venezolanas y a aquellos de postgrado cuya edad no supere los 30 años. El premio comprende tres rubros: poesía, cuento y ensayo literario.

El veredicto del premio fue anunciado en diciembre pasado en Ciudad Banesco en Caracas, en el acto de presentación de las publicaciones de la Universidad Simón Bolívar correspondientes al año 2011.
La obra con la cual Mendoza obtuvo este galardón consta de 34 poemas inéditos que escribió desde finales de 2009 hasta mediados de 2011, poco antes de la convocatoria a la cuarta edición del premio.

“Antes de concluir este libro, había escrito tres poemarios más, pero ninguno logró lo que hizo Andamios, que representa un autoconocimiento, una búsqueda que encontró forma en ese libro, donde se conjugaron diversos elementos, vivencias personales, diferentes lecturas acumuladas por años, revisión interna sobre mi infancia; en fin, sobre la problemática existencial”, dijo el ganador.

De acuerdo con lo expresado por Mendoza, Andamios tiene que ver con poemas más independientes, con una identidad particular, que  parten de imágenes concretas como el andamio y su simbología de elevación, la imagen de la muerte, hechos cotidianos tales como comer un pescado, cruzar un puente y entender su significado más allá de esa estructura física.

Un paso importante

La valoración que Mendoza le da a este premio va más allá de la satisfacción personal. Lo considera un galardón importante en su vida personal y profesional. Su obra Andamios será publicada por la editorial Equinoccio y distribuida a nivel nacional, a través de librerías, este mismo año.

-Este reconocimiento me llena de satisfacción, porque constituye uno de los premios literarios para jóvenes escritores más importantes del país. Ganarlo representa un gran paso, porque, además de ser una satisfacción personal, permite que este poemario se dé a conocer en todo el país, dijo.

Literatura, docencia y publicaciones

Mendoza es estudiante de postgrado en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel- Maracay), donde cursa estudios en Literatura Latinoamericana. Egresó como licenciado en Educación, mención Lengua y Literatura, de la Universidad de Carabobo.

Se desempeña como corrector de publicaciones en la Dirección de Medios y Publicaciones de la UC desde noviembre de 2011 y fue profesor en la Escuela de Aviación en Maracay.

Hoy día forma parte del comité de redacción de la revista Poesía, a través de la cual mantiene vínculos con el Departamento de Literatura de la Dirección de Cultura de la UC.


Para cultivar el interés por la literatura y la poesía, mantiene, desde hace varios años, un blog con el nombre de  Lezámico para publicar poemas propios y de otros autores. En este espacio,  pone al alcance del público reseñas, ensayos y otras producciones del género.

Imagen del padre de los poetas venezolanos

Mendoza está produciendo una antología junto con su esposa, Geraudí González, sobre la imagen del padre en la poesía contemporánea. Según contó el galardonado, esta idea surgió hace dos años, tiempo durante el cual ambos han estado recopilando poemas sobre lo que ha significado la imagen del padre para los poetas venezolanos.

“A través de la compilación que estamos haciendo, nos hemos dado cuenta que esa imagen está muy presente en la poesía venezolana. Es una imagen muy arraigada en la poesía venezolana y que ha estado presente en autores desde comienzos del siglo XX hasta jóvenes autores de la actualidad”, expuso.

Geraudí González, quien es docente de los módulos de Cultura en la Facultad de Ciencias de la Educación de la UC, estuvo presente durante la entrevista a Néstor Mendoza, quien comentó finalmente: “Ella me ha acompañado en esta travesía literaria, desde mis primeros pasos, de la mano de sus asignaturas cuando fui estudiante de pre grado”.



Antonella Fischietto.
Semanario Tiempo Universitario (Universidad de Carabobo). 
(16 de enero de 2012,  edición Nro 727)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Víctor Manuel Pinto: Sonido y cotidianidad

I
Regreso al mes de junio de 2006, como si observara la escena a través de una hoja de vidrio: estamos sentados en las áreas verdes del centro comercial Río Sil, en Naguanagua, junto con otros amigos, y compartimos el incipiente interés por la poesía. Bebemos y ninguno sobrepasa los 22 años. Recién salido de imprenta, esa tarde, Víctor Manuel nos muestra un ejemplar deMecánica: el libro va de mano en mano, curiosas manos, y cada quien detalla la edición, soba con agrado el papel vegetal de la cubierta. Es su segundo libro, que aparece apenas un año después deAldabadas. A los 22 años pesa más la fascinación y el deslave metafórico. Es fácil dejarse llevar por las influencias; edad de mucha escritura inexperta, ensayada detrás de las hojas sueltas y del material fotocopiado. Edad de lecturas apresuradas. De un poeta de 22 años, frecuentemente, solo puede esperarse tentativas, sondeos, breves aproximaciones, pero a Víctor Manuel, en ese 2006, se le notan pliegues maduros en su grafía. Plie…

Andamios: Una visión de vida de Néstor Mendoza, por Chela Palacios

Todas las palabras de Manuel António Pina

a Geraudí y Audilia; a las familias Da Silva y Sandoval, a los gentiles amigos de São Brás.
Su muerte prematura en un hospital de Oporto coincidió con la publicación de Todas as palavras (2012), tomo definitivo de su poesía reunida. Presumo que los avisos de una grave enfermedad apresuraron su aparición, como balance final y testamento. Diez títulos se distribuyen en este libro, que arranca con un volumen de título extenso, publicado en 1974: Ainda não é o fim nem o princípio do Mundo, calma é apenas um pouco tarde (Todavía no es el fin ni el principio del mundo, calma es apenas un poco tarde).
Los mecanismos editoriales para acceder a una traducción son caprichosos, lentos en su mayoría. Casi siempre lo más nuevo llega tarde (o nunca llega), y para leer lo antiguo debemos echar mano de lo que haya disponible y conformarnos con eso. Por la cercanía, sospecho que este libro aún no circula en castellano. La edición portuguesa está a cargo de Assírio & Alvim, el mismo sello editorial qu…