Ir al contenido principal

Néstor Mendoza (Mariara, Venezuela, 1985)




Foto: Luis Ángel Barreto




Poeta y ensayista. Licenciado en Educación, mención Lengua y Literatura por la Universidad de Carabobo. Se ha desempeñado como facilitador de talleres de teoría poética y como corrector de textos. Realizó estudios de Literatura Latinoamericana en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Maracay, 2010). Forma parte del comité de redacción de la revista Poesía (U.C.) y del comité organizador de la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo (FILUC). Ha publicado los libros Andamios (Editorial Equinoccio, 2012) y Pasajero (Dcir Ediciones, 2015). En el 2011, recibió el IV Premio Nacional Universitario de Literatura «Alfredo Armas Alfonzo». Sus poemas han sido incluidos en varias antologías de poesía venezolana; entre ellas, 102 poetas jamming (Oscar Todtmann Editores, Caracas, 2014) y Destinos portátiles (Vallejo & Co., Lima, 2015).  Finalista en la primera edición del Concurso Nacional de Poesía Joven «Rafael Cadenas» (2016). Es compilador, junto con Diosce Martínez, de Tiempos grotescos, muestra de poesía venezolana reciente (revista Ritmo de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, 2016). Colabora asiduamente en la página de la editorial Letra Muerta. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ángel Eduardo Acevedo (Guárico, Venezuela, 1937)

Tres poemas de Rowena Hill (Cardiff, Gales, 1938)

Tres poemas de Reynaldo Pérez Só

Cruel hasta el fondo
hay
un río en mi memoria

de niño cantaba para desviar
el curso
de ese río
pero miraba hacia atrás
el río crecía y me inundaba

ahora ya viejo
junto a las piedras
el río me sacude
mis pies apenas lo soportan

***

Vaca
te toco los cuernos
tus ojos
no saben
mirar más acá del establo.

nada es más grande
cuando levantas
testaruda la trompa

las moscas en tus ancas

vaca
yo no soy más
grande yo no es

***

ella
me trae el café
a mí me gusta
un poco fuerte y negro

ella
se levanta y deja en un olvido
la taza sobre la mesa

nunca he querido hablarle
más de mí
pero en la taza
de reojo la vi
lenta y hermosa

ruego para esta mujer
tenerla fuera
de mi mezquina forma
de tratar la bondad del campo
con los ojos cerrados