Ir al contenido principal

MANIATADA

-Néstor Mendoza-

Fuimos capaces de mellar
cualquier filo que nos pasara por el cuello.
La inmunidad nos ocupa todo el tiempo,
el mismo delirio que acuna la permanencia.
El cangrejo de mi dedo pasea su tenaza
entra en tu oído y deja sus huevos
en el caracol donde resonamos.
Nuevamente tu adentro blando se abrió
a su andadura diagonal.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ángel Eduardo Acevedo (Guárico, Venezuela, 1937)

Un poema anónimo chino

Tal como te lo prometí: un poema anónimo chino. Es muy antiguo; hermoso, sensual y directo. Fue publicado en la revista Poesía, Nro 74.(Pulsa la imagen para verla ampliada.)


Tres poemas de Rowena Hill (Cardiff, Gales, 1938)